Home page | Alberione | Familia Paulina | Sociedad San Pablo | Correo


EL MAESTRO Y SUS DISCÍPULAS:

UNA RELACIÓN VITAL


Actas del Seminario internacional sobre
"Jesús, el Maestro"
(Ariccia, 14-24 de octubre de 1996)

por Mª Regina Cesarato pddm

 

Sumario

Premisa

I. Pías Discípulas del Divino Maestro: un nombre por programa (1924-1929)

1. El Maestro Divino, Camino, Verdad y Vida

2. Las discípulas habitan "al" Divino Maestro

3. El Maestro, fuente de luz

4. La invitación del Maestro: Venite ad me omnes

5. Un discipulado al femenino

II. En "el gran silencio" (1929-1947)

1. El patrimonio común

2. La mediación del Maestro Giaccardo

III. La predicación del P. Alberione a las Pías Discípulas del Divino Maestro (1946-1971)

1. En perspectiva

2. Esbozo de un índice analítico de la colección APD

Conclusión

 

Premisa

Esta breve comunicación acerca del "Maestro" en la vida de las Pías Discípulas del Divino Maestro (=PDDM o PD), no pretende ser ni completa ni exhaustiva. Trataré de dar en breve una visión global. Dentro de la amplitud de las fuentes, sobre todo de predicación, subrayaré sólo algunos filones de pensamiento que considero más característicos de nuestra presencia en la Familia Paulina, con mayor atención a los primeros años de la fundación.

Si, por hipótesis, se intentase un día suprimir la referencia a Jesús Maestro en la predicación del P. Alberione a las Pías Discípulas del Divino Maestro, el discurso resultaría ilegible, como perderían asimismo sentido la vida y la misión de esta Congregación en la Familia Paulina y en la Iglesia.

Nuestra historia congregacional, las fuentes carismáticas y las Constituciones en sus varias ediciones están llenas de la presencia de Jesucristo Maestro Camino, Verdad y Vida.

De Cristo Maestro está especialmente repleta la existencia de tantas hermanas, forjadas diariamente en la escuela exigente y gozosa del misterio pascual. Desde lo alto de la Cruz, como desde un trono regio que es a la vez cátedra y altar, el Divino Maestro proclama silenciosamente la lección suprema y decisiva del amor hasta el extremo.

Esta escuela es un don permanente en el misterio eucarístico, que en la Iglesia capacita a los discípulos del Señor a hacer en memoria suya lo que él hizo, entregando libremente la propia vida en las manos del Padre, con la potencia del Espíritu, para la salvación del mundo.

Al nacer, en 1924, las Pías Discípulas del Divino Maestro encontraron ya una síntesis vital en relación a Jesús Maestro Camino, Verdad y Vida.

El nombre del nuevo Instituto, la habitación y el específico estilo de vida evangélico ayudó a los hermanos y hermanas del primer núcleo paulino a consolidar aquel clima espiritual y apostólico de la Casa, que tenía en Cristo Maestro su centro vital y el secreto de todo.

El resto de la historia de las Pías Discípulas, hasta hoy, atestigua que el rumbo dado por el Fundador, P. Santiago Alberione, con la mediación también del primer sacerdote paulino, el beato Timoteo Giaccardo, es la propuesta viable de un itinerario de santificación, fundado en la singularidad de la relación con Jesucristo "el Maestro" Camino, Verdad y Vida del Padre en el Espíritu.

En este sentido, el encuentro con el Divino Maestro no parece comprenderse fuera del ámbito de una relación vital y salvífica. Esto es tanto más exacto leyendo la historia de las Pías Discípulas, que en la Familia Paulina tienen la misión de custodiar y alimentar la vida, nutriéndose ellas mismas en las fuentes de la salvación: Eucaristía, Sacerdocio, Liturgia. (regrese al sumario)

Sigue: Pías Discípulas del Divino Maestro: un nombre por programa (1924-1929)

 

 Jesús Maestro ayer, hoy y siempre   Excursus histórico-carismático

Home page | Alberione | Familia Paulina | Sociedad San Pablo | Correo